miércoles, 24 de febrero de 2010

La esquina del tango

SAN JUAN Y BOEDO:
TANGO Y SAN LORENZO


San Juan y Boedo es sinónimo de tango. Un lugar inmejorable para conocer el tango y su historia. El gobierno de la ciudad de Buenos Aires propone vistas guiadas gratuitas que comienzan con una larga charla sobre lo que es, o mejor dicho, lo que fue el tango. A pesar de que el guía diga lo contrario, para muchos porteños el tango sigue vivo.
En la actualidad en la esquina funciona una típica típica tanguería, donde se puede cenar mientras se desarrollan espectáculos tangueros. Anteriormente, en el local funcionaba un bar que era frecuentado por Homero Manzi, el letrista de tangos famosos como “Sur”, “Malena” y “Che, bandoneón”. La esquina pasó a la historia por aparecer en la primeras letras del tango “Sur”.



San Juan y Boedo antigua, y todo el cielo,
Pompeya y más allá la inundación.
Tu melena de novia en el recuerdo
y tu nombre florando en el adiós.
La esquina del herrero, barro y pampa,
tu casa, tu vereda y el zanjón,
y un perfume de yuyos y de alfalfa
que me llena de nuevo el corazón.

Sur,
paredón y después...
Sur,
una luz de almacén...
Ya nunca me verás como me vieras,
recostado en la vidriera
y esperándote.



Duración de la visita: 2 horas.






Esquina Homero Manzi, otra opción para disfrutar de un espectáculo de tango.


En pleno corazón del barrio de Boedo, la esquina es la utilizada por la afición del club San Lorenzo para festejar.


En Avenida Boedo 909 estaba el antiguo Bar Alabama, frecuentemente visitado por Osvaldo Pugliese, pianista, compositor y director de una de las más famosas orquestas de tango. Ahora funciona un bar dedicado al “maestro”.









martes, 23 de febrero de 2010

El Abasto y Gardel


ABASTO: BARRIO DE TANGO


El antiguo Mercado de Abasto, con su diseño inspirado en el edificio Les Halles de París, fue construido en 1889 y dejó de funcionar con sus puestos de frutas y verduras en 1984. Durante más de diez años conoció el abandono pero no el olvido.

En la actualidad funciona el Abasto Shopping que es un gigantesco centro comercial de 120.000 metros cuadrados de superficie construida, con parking para 1300 vehículos, y con más de 230 locales. Incluso, en su interior, tiene un pequeño parque de diversiones. Hay que visitarlo

Recomendación: Puedes solicitar el traslado gratuito desde tu hotel hasta ell Abasto Shopping llamando al 5777 6027 y después recorrer el barrio. El servicio de traslado gratuito de vuelta al hotel podrás solicitarse en los stands de Servicios al cliente del shopping hasta las 19 hs.




Enfrente de una de sus entradas (Anchorena y Carlos Gardel) está el Monumento a Carlos Gardel, inaugurado el 23 de marzo del 2000. Es de bronce y mide 2 metros de alto. Fue realizado por el artista Mariano Pagés con el apoyo de la Academia Porteña del Lunfardo, el shopping y el Gobierno de la Ciudad.

La esquina está decorada con los porteños filetes. A pocos metros se encuentra el Museo Casa Carlos Gardel que abre sus puertas para conocer la intimidad de la casa en la que “El Zorzal” viviera junto a su madre en el tradicional barrio del Abasto.










En toda esa calle (Jean Jaurès al 700) se podrá seguir disfrutando de muestras de fileteado. El filete es una forma decorativa de la pintura, desarrollada en Buenos Aires al mismo tiempo que el primer tango: a fines del novecientos. Derivado de distintos estilos europeos (de Francia, Alemania y principalmente de Italia), el fileteado se usó primero para decorar los carros tirados a caballo y más adelante los colectivos.

A la vuelta se encuentra el Pasaje Zelaya cuyas paredes están adornadas con retratos de Carlos Gardel y letras y partituras de algunos de sus tangos, como “Golondrinas” y “Melodía de arrabal”. Las pinturas son del artista Marino Santamarina.

Museo Casa Carlos Gardel: Jean Jaurès, 735
Horarios: lunes, miércoles, jueves y viernes de 11 a 18 hs. Sábados, domingos y feriados de 10 a 19 hs.

Entrada: General: $1. Miércoles, gratis.






Abasto Shopping: Avenida Corrientes y Anchorena

Líneas de transporte: 24, 26, 29, 41, 62, 64, 68, 71, 99, 110, 115, 118, 124, 132, 145, 168 y 188. Subte (Metro) Línea B Estación Carlos Gardel.

Casas decoradas


CUANDO LA CALLE SE HACE ARTE

La Calle Lalín es mi último descubrimiento de Buenos Aires, una ciudad que le cuesta hacer ver toda la creatividad que tiene su gente. Esta calle es un buen ejemplo de que con imaginación, y sin mucho dinero se pueden hacer cosas bonitas.

El artista plástico Marino Santa María, quien vive y tiene su taller en Lanín 33, tomó la iniciativa de pintar y decorar, luego de ser restauradas y con la colaboración de otros colegas, cerca de 40 fachadas de casas de esta calle. Aquí mostramos algunos ejemplos.

Tiempo de Visita: 20´

Entrada: gratuita








Colectivos: 20, 25, 45, 79, 95, 100, 102, 134, 148, 154, 195.

Barrio de Barracas. Buenos Aires.

Joya arquitectónica



TRAGEDIA Y DINERO


La Iglesia de Santa Felicitas es uno de las novedades turísticas de la ciudad. Su interés radica en su singularidad arquitectónica y el misterio que la rodea. Misterio y fatalidad.
Fue construida en 1876 por el arquitecto de origen alemán Ernesto Bunge, en el barrio de Barracas. La obra se realizó en memoria de Felicitas Guerrero de Álzaga, una joven argentina que enviudó en 1870, cuando tenía 24 años y fue asesinada poco más tarde por un despechado pretendiente.


Los domingos por la mañana, después de misa, el párroco ofrece una interesante visita guiada donde comenta la vida de Felicitas y las obras de restauración del edificio.

Entre las informaciones destaca que es la única Iglesia en Buenos Aires que tiene estatuas que representan a mortales, las de Martín de Alzaga y la de Felicitas con su hijo Félix. Esta maravillosa edificación marcó pautas en la arquitectura de la época y es patrimonio cultural nacional de Argentina. Conjuntamente con el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires y el Arzobispado de Buenos Aires se elaboró un proyecto de saneamiento de varios años, que incluía la restauración de los vitrales del sigo XIX, el órgano, el reloj inglés y los techos de la iglesia. La República Federal de Alemania aportó la suma para los costes de restauración de éste último, las cubiertas de pizarras y zinc de las naves, la cúpula central y sacristía de la Iglesia. La Capilla, de estilo ecléctico, con formas Neorrománticas y Neogóticas, fue emplazada al pié de la barranca de Santa Lucía. La decoración interior combina mármoles, estucos y detalles pictóricos, con tres altares de mampostería policromada y hermosos vitrales de origen francés. Arañas con caireles de cristal, un reloj inglés con carrillón de un metro de diámetro (recientemente restaurado en Inglaterra y puesto en marcha por el Príncipe Andrés de Gales en el año 1999) y hasta un órgano alemán con 783 tubos.



Precauciones: La iglesia no abre todos los días.



Tiempo de Visita: 90´



Entrada: gratuita
Visita guiada
: Domingos 11hs. Bono contribución de 5 pesos.



Más información: http://www.santafelicitas.org.ar/





Isabel La Católica 520, entre las calles Brandsen y Aristóbulo del Valle, frente a la Plaza Colombia.

Barrio de Barracas, Buenos Aires

Medios de Transporte: Líneas 10, 12, 17, 22, 24, 39, 46, 51, 60, 70, 74, 93, 98, 102, 129, 168.


viernes, 19 de febrero de 2010

Con los cinco sentidos

VIVIR EL TANGO



Hay una abundante oferta de espectáculos de tango para turistas. En ellos se baila un tango espectacular y que tiene poca relación con el tango vivido por los porteños.

Suelen presentarse como cena-show y muchos lugares realizan la absurda práctica de tener precios más altos para los turistas que para los .

En La Boca, los restaurantes ofrecen espectáculos de tango y folckore en sus aceras, por lo que son accesibles para los transeúntes. Los domingos, en la Plaza Dorrego (San Telmo) se presentan bailarines y músicos tangueros. En la mismo plaza se puede ver un espectáculo muy interesante que muestra la evolución de la música argentina a través de los cambios de costumbres y de vestuario.

Pero para vivir el tango como un argentino más y fuera del circuito turístico recomiendo visitar alguna “milonga”.

Las milongas de Buenos Aires son los mejores lugares para bailar y ver tango tal como lo baila la gente. La mayoría son gratuitas o cobran entradas que oscilan entre $15 y $20. Hay varias páginas web que ofrecen listas actualizadas y ordenadas por barrio. La mayoría se llevan a cabo en salones de clubes u organizaciones de barrio o en confiterías.



Páginas con información sobre las milongas:

http://www.buenosairesmilongas.com/

http://tango.idoneos.com/index.php/Guia_Milongas





Las milongas tienen un ambiente joven y familiar




El Café Tortoni es más antiguo que el tango pero sus historias están unidas




Tango a pie de calle en La Boca




El Viejo Almacén, en San Telmo, ofrece espectáculos tangueros




Este músico es uno de los clásicos de San Telmo



Algunas estancias organizan días de campo con espectáculos de tango y folcklore




miércoles, 17 de febrero de 2010

Lo que fue, fue

El PUERTO DE LA BOCA


En el barrio de La Boca se localizaba el puerto más importante de la ciudad de Buenos Aires pero debido a su escasa profundidad de sus aguas se decidió la construcción de uno nuevo, un poco más al norte. De aquella época quedan algunos puentes transbordadores y mucha chatarra. En la actualidad hay un paseo al lado del riachuelo pero sus aguas distan de ser agradables. Algunas fachadas son interesantes y pasaremos por enfrente del Museo de Artistas Argentinos “Benito Pérez Galdós” y del Museo del Papel. Ambos merecen una visita.

Si seguimos por la Avenida Pedro de Mendoza llegaremos a Barraca Peña, una vieja estación de ferrocarril donde serán trasladados los restos de un galeón español del siglo XVIII descubierto en tierras del Puerto Madero.


Recomendaciones: venid bien abrigado. La zona es fría y suele haber mucho viento.


Duración de la visita: 15´






El Transbordador del Riachuelo Nicolás Avellaneda fue inaugurado en 1914 y quedó en desuso a partir de 1960




Friso de la antigua Proveeduría Marítima del Sur




Detalle del friso donde aparece el nombre del autor





Fachada del ex Lactario Municipal inaugurado en 1947, actualmente es un jardín maternal




Las aguas del riachuelo están altamente contaminadas



Avenida D, Pedro de Mendoza, La Boca, Buenos Aires

Zona turista



CAMINITO NO ES SÓLO UNA CALLE


En los últimos años, se ha producido un verdadero desarrollo turístico en las inmediaciones de Caminito. Sus calles aledañas han sufrido una transformación y ahora abundan los restaurantes, las tiendas de sourvenirs y de artesanías. Algunas de estos negocios se han montado en las clásicas construcciones de La Boca de madera y chapas de cinc. Abundan los carteles decorados con el arte porteño del “fileteado”. Otras tiendas poseen bonitas vistas de Caminito. Por último, los restaurantes suelen tener espectáculos de tango y de folklore como reclamo para llamar clientes.

Recomendación: Si te decides por comer en algún restaurante de la zona, lleva efectivo. Pocos establecimientos aceptan tarjetas de crédito y los que lo hacen suelen tener problemas en el momento del cobro.


Precaución: Da una vuelta por las calles adyacentes pero no te alejes mucho. A 300 metros de Caminito el barrio toma su verdadera fisonomía y no es recomendable pasearse con aspecto de turista.


Tiempo de visita: 1 hora





Por las calles paralelas puedes ingresar a tiendas
que tienen balcones sobre Caminito




Un paso de tango aprendido para la foto




Tres mitos argentinos: Gardel, Evita y Maradona





Antiguos conventillos se están convirtiendo
en restaurantes y galerias comerciales



Garibaldi y Magallanes, La Boca, Buenos Aires
Medios de Transporte: Líneas 25, 64, 53, 20, 86, 152 y 29

martes, 16 de febrero de 2010

Un clásico


CAMINITO QUE EL TIEMPO HA.....
MERCANTILIZADO


Caminito es un ícono, un lugar que todo turista debe visitar. Es un museo al aire libre y un paseo agradable de 150 metros de largo. Caminito es arte y tango. Caminito es una explosión de color en medio de la descolorida realidad del barrio. Caminito es un río en medio del desierto.


Pero Caminito tiene ese tufillo de lugar artificial y “turístico”, simple mercancía. A pesar de ello, vale la pena visitarlo. Se puede pasar de largo del doble de Maradona y soportar a los insistentes “RRHH” de los restaurantes.


Caminito nació a instancia de un grupo de amigos del barrio de La Boca, entre los que se encontraba Benito Quinquela Martín, a finales de los años 50. En su recorrido se pueden observar decenas de esculturas enriquecidas con obras de artistas que todos los días se acercan a vender sus trabajos.


Entrada: gratuita


Tiempo de visita: 30´




Muchas esculturas bordean el paseo




La letra del tango es anterior al nacimiento de Caminito
y se refiere a un camino de la provincia de La Rioja




Muchos artistas exponen y venden sus obras




Muchas de las casas colindantes se han transformado en ateliers




La estética está presente en cada rincón




Caminito no nació espontáneamente, sino que fue ideado
por un grupo de artistas del barrio


La Boca, entre Araoz de Lamadrid (al norte), Garibaldi (al oeste), Magallanes (al sur) y Del Valle Iberlucea (al este).

Horarios de la feria de artistas plásticos: lunes a domingo de 10 a 18 hs

No pierdas los papeles

TRIBUTO A LA IMPRENTA

El Museo Maguncia del papel, grabado y estampa debe su nombre a a la ciudad donde nació Johannes Gutemberg, inventor de la imprenta de tipos móviles. Es moderno, ágil y didáctico. Entre sus elementos más interesantes cuenta con viejas imprentas y una instalación de cómo se fabricaba antiguamente el papel. También se pueden observar trabajos artísticos sobre papel de Pérez Celis, Quinquela Martín y otros. Está a metros de Caminito y es un detalle más para hacer de un paseo por La Boca una jornada enriquecedora e inolvidable.


Tiempo de visita: 45´


Entrada: 2 ó 5 pesos









Av. Pedro de Mendoza 1855 - Ciudad Aut. de Bs. As. – Argentina

Medios de Transporte: Líneas 25, 64, 53, 20, 152 y 29



La Boca, con otros ojos



ARTE Y BUENAS VISTAS

El Museo de Artistas Argentinos "Benito Quinquela Martín" es el mejor lugar para disfrutar de La Boca desde otra perspectiva: desde una visión artística y al mismo tiempo desde la altura de su terraza. Este distanciamiento permite observar lo que significó el puerto, con su pujanza y duro trabajo y lo que es hoy.

A la valiosa muestra de pintura, se añade el rincón que fue la casa-taller de Quinquela Martín. Además una de las salas está dedicada a los Mascarones de Proa, esas tallas en madera que constituían un destacado adorno de los barcos, ubicados con un sentido religioso o de protección ante lo desconocido. Estas piezas datan de mediados del siglo XIX.

La terraza contiene numerosas esculturas y dispone de una bella vista que permite observar el Riachuelo , Caminito y los techos de las casas del barrio.

Recomendación: Visitar en día de buen tiempo.

Precaución: El lugar es visitado por grupos de escolares. De algunos grupos puedes aprovechar la charla que les da la guía. De otros, es mejor escapar a la terraza.

Tiempo de visita: 2 horas




Las terraza tiene distintos espacios escultóricos




Las vistas de la zona porturaria del Riachuelo reflejan la poca actividad actual




Una foto que no puede faltar





Caminito desde la altura




Detrás de las fachadas coloridas aparecen las tristes fisonomías
de las precarias viviendas del barrio





La pintura de Benito Quinquela Martín es trágica. Con ella, el pintor boquense expresa la dureza de las condiciones de vida de la época




Mascarones de Proa enriquecen el museo




La habitación de Quinquela, tal como la dejó



Avenida Pedro de Mendoza nª 1835. (CP: 1169)
Capital Federal, Buenos Aires, Argentina

De martes a domingo: de 10:00 Hs. a 18:00 Hs.
Medios de Transporte: Líneas 25, 64, 53, 20, 152 y 29